Skip to content

El Ayuntamiento mediará para solucionar la sequía del Soto de Cantalobos

21/09/2011

El Ayuntamiento tomará cartas en  el Soto de Cantalobos. Esto es lo que se acordó ayer en la reunión de la  Comisón de Biodiversidad, comisión que forma parte de la Agenda 21, organismo municipal que se ocupa de todo lo relacionado con el medio ambiente. En esta reunión participaron representantes del ayuntamiento, partidos políticos, colectivos ecologistas y técnicos tanto del Gobierno de Aragón como de la Confederación Hidrográgica del Ebro. Después de exponer el problema y de presentar un informe por parte de un técnico municipal, los representantes en la Comisión expusieron que el problema principal era el bajo caudal del río que no alimentaba la capa freática sobre la que se asienta el Soto, una capa cada vez más profunda por la bestial extracción de tierra para construir el cuarto cinturón. A propuesta de Leticia Crespo, concejala de CHA, se acordó también reponer estas gravas extraídas por el Ministerio de Fomento y determinar soluciones al poco caudal que aporta el río Gállego (si se construye el pantano de Biscarrués el poco caudal se convertirá en “hilillo“)

cuando se entrega  al Ebro. Representantes municipales se comprometieron a poner de acuerdo a la DGA y a la CHE para limpiar la “acequia del Escorredero” e instalar dos tuberías que recojan el agua sobrante de las 300 hectáreas de regadío que rodean al Soto. Este paraje se ha mantenido, hasta ahora, por esta agua sobrante, a falta de avenidas del Ebro que alimentaran su lecho. Por lo tanto, para que no desaparezca hay que seguir “regando” con esta agua para poder conservar un entorno natural que cumple con una labor medioambiental indispensable para el ecosistema de Zaragoza.

Por tanto, lo acordado a corto plazo ha sido:

  • Construir las pequeñas tuberías para las aportaciones de los sobrantes de riego mediante el escorredero de Montoya.
  • Permeabilización del camino de la Alfranca.

A largo plazo:

  •  Aumentar el caudal mínimo exigido.
  • Soltar agua de los embalses para provocar avenidas que ya no hay.
  • Reponer la extracción de gravas empleadas para construir el 4º cinturón.
  • Añadir un estudio sobre las oscilaciones de la capa freática.

La CHE sí que estaba por la labor de dar los permisos porque entienden que hasta ahora ha sido así, aunque no asumen los costes de la obra. Hubo quien dijo que hay que aceptar que  la naturaleza  no “salva” el Soto (argumento poco creible cuando es la acción del ser humano la que está detrayendo los caudales del Ebro) pero la voz mayoritaria dijo que había que preservarlo como paraje natural.

Se calcula un coste aproximado de 30.000 euros, aunque aquó no se ha evaluado la permeabilización del Camino de la Alfranca. Estas medidas de consenso se someterán a aprobación en una próxima reunión, la semana que viene.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s