Skip to content

CUANDO SOÑABA UN MUNDO AL REVÉS

29/01/2009

Carmen Gallego, CONCEJALA DE CHA 29/01/2009 CARMEN Gallego

Estaba pensando en escribir un artículo sobre el recorte de los convenios de acción social y juventud que figuran en el borrador de presupuestos del Ayuntamiento de Zaragoza para este 2009 y de repente, como un resorte, me asaltó la canción de Paco Ibañez, cuando en los setenta cantaba este poema de Goytisolo: “Érase una vez un lobito bueno, al que maltrataban todos los corderos. Había también un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado. Todas estas cosas había una vez, cuando yo soñaba un mundo al revés”. Poema que seguramente, y sin quererlo, se puede relacionar con el tema que realmente me preocupa personal y políticamente.

Dicen que las casualidades no existen. Dicen también que en el baúl de nuestra memoria inconsciente se van depositando, como capas estratificadas, recuerdos que se van interconectando unos con otros sin que aparentemente, en el consciente, sepamos por qué se producen. Y un día, como un destello, saltan a la luz y nos quieren iluminar sobre un acontecimiento que está sucediendo. Así me ha ocurrido cuando el pasado viernes, el Consejero de Presidencia y Acción Social hacía un relato exhaustivo –pero vacío de contenido y de ideas políticas claras– sobre las líneas estratégicas del área para el año que acaba de comenzar.

Y en ese relato locuaz, con sonrisa perfecta como diría otro grandísimo poeta y cantante cubano Silvio Rodríguez, nos viene a justificar el vicealcalde Fernando Gimeno que en época de crisis económica los responsables políticos deben dar prioridad al gasto social. Y así se vaticina, como un logro, que se incrementará en un 21% con respecto al 2008 ¡Chapó!, no puede ser de otra manera, me digo.

AHORA BIEN, en ese mundo al revés que soñamos –en el cual la cohesión social se debería conseguir dando cabida a todo el mundo que quiere y sabe trabajar por los que menos tienen, o más sufren, o no encuentran hueco en esta sociedad consumista hasta la esquizofrenia colectiva–, el mundo real vence la batalla y esos presupuestos sociales , –“la niña mimada” según nuestro alcalde Belloch–, son ficticios y se consiguen inflando unas partidas que se sabe no se van a gastar (como los 15 millones de euros en ayuda a domicilio) o se van a transferir a otras áreas.

Y si a esto le sumamos el ahorro que supone quitar de un plumazo los 70 convenios que durante años se han venido manteniendo con las entidades sociales sin ánimo de lucro, la cuadratura del círculo es perfecta. Así que se apañen como puedan en una convocatoria de subvención única que ¡quién sabe si lo conseguirán! y que, además, por muy pronto que se resuelva va a dejar en la calle, sin atender durante meses, a miles de personas con la incertidumbre de si serán los elegidos para que sus responsables municipales les tengan en cuenta en el reparto. Además, como la suma de esos convenios es mayor de la que están dispuestos a conceder, que se peleen entre ellos y un poquito de aquí y otro de allá, recortamos los servicios y además que parezca que la generosidad de sus gobernantes en época de crisis es tremenda. Siempre habrá alguien que le parezca bien y esté dispuesto a aplaudir con su voto este ejercicio de ingeniería política y de mercantilismo social.

¿Cómo se puede obviar el papel amortiguador de las crisis sociales que cumplen las entidades sociales? ¿Cómo se ningunea la participación de los colectivos solidarios en una sociedad que está falta de compromiso colectivo? ¿Cómo se está dispuesto a desperdiciar ese enorme bagaje de conocimiento y de implicación personal en lo público? ¿Cómo se van a cubrir desde el ayuntamiento los servicios que este tejido social tan bien conoce? ¿A qué razón oculta obedece jugar con las organizaciones sociales como si fueran moneda de cambio político? ¡No habíamos visto tanto cinismo concentrado en un mismo ejercicio presupuestario! ¡No habíamos visto tantos roles repartidos entre lobos, brujas, príncipes y piratas que, antes, como ahora, se empeñan en mostrarnos un mundo que queremos cambiar!

QUE CADA CUAL aguante su vela, pero Chunta Aragonesista ya lo ha denunciado, ya lo ha dicho y ya ha advertido que ¡con las cosas de comer no se juega! No por lo menos con nuestro voto. Los acuerdos plenarios por unanimidad de todas las fuerzas políticas que representan a toda la ciudadanía están para ser cumplidos, como cuando CHA propuso en el debate del estado de la ciudad que se mantuvieran e incrementaran en un 5% los convenios del área de Acción Social para este año 2009. Los presupuestos municipales de la ciudad de Zaragoza, en época de contención del gasto, no deben ser a costa de quienes siempre han estado como colchón que mitigue las caídas y como complemento de la acción política pública. Todo lo contrario.

El bueno de Goytisolo, a fuerza de imaginar ese mundo al revés, se fue hace ahora diez años porque no supo soportar este mundo tan derecho.

Concejala de CHA en Zaragoza

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s